Síndrome de dolor patelofemoral

Descripción

El síndrome de dolor patelofemoral es el dolor en la parte anterior de la rodilla, alrededor de la patela. A veces denominado «rodilla del corredor», es más frecuente en las personas que participan en deportes que implican correr y saltar.


El dolor de rodilla a menudo aumenta cuando corres, subes o bajas las escaleras, te sientas por largos períodos o te pones en cuclillas. Los tratamientos simples, como el descanso y la aplicación de hielo, a menudo son de ayuda, pero a veces es necesario acudir a la fisioterapia para aliviar el dolor patelofemoral.

Síntomas

El síndrome de dolor patelofemoral suele provocar un dolor en la parte anterior de la rodilla. Este dolor se puede intensificar al hacer lo siguiente:


  • Subir o bajar escaleras
  • Arrodillarse o ponerse en cuclillas
  • Sentarse con una rodilla flexionada durante períodos prolongados

Dolor de rodilla

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por medio de la historia clínica donde se identificarán episodios de dolor. En la exploración física se revisará los arcos de movimiento, fuerza y maniobras especiales de rodilla.

Pruebas de gabinete
  • Radiografías. Una pequeña cantidad de radiación atraviesa tu cuerpo en el proceso de creación de imágenes radiográficas. Esta técnica es buena para visualizar los huesos y alineación de los mismos.
  • Resonancia magnética. Utiliza ondas de radio y un potente campo magnético para producir imágenes muy detalladas de los tejidos duros y blandos de la rodilla. Es el mejor estudio por imágenes para detectar daño en el cartílago o en el tendón patelar.

Desgaste de rodilla

Tratamiento

Manejo Conservador
  • Ejercicios de rehabilitación. Existen ejercicios específicos para fortalecer los músculos que sostienen las rodillas y controlan la alineación de las extremidades, como los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos alrededor de la cadera, en especial los abductores de la cadera. Uno de los objetivos principales es corregir el movimiento hacia adentro de las rodillas que se produce al ponerse uno en cuclillas.
  • Hielo. Colocarte hielo en la rodilla después de hacer ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Deportes saludables para las rodillas. Durante la recuperación, debes limitarte a hacer actividades de bajo impacto que no afecten a las rodillas, como el ciclismo, la natación o correr en el agua.

  • Manejo Quirúrgico

    Si sigues sintiendo dolor en tu rodilla a pesar de la terapia de rehabilitación u ondas de choque. Te podría recomendar una cirugía.


    Artroscopia. Durante este procedimiento, el médico te inserta en la rodilla, a través de una pequeña incisión, un dispositivo delgado como un lápiz y equipado con la lente de una cámara y una luz (artroscopio). Luego, pasa los instrumentos quirúrgicos a través del artroscopio para eliminar los fragmentos de cartílago dañado.


    Realineación. En los casos más graves, es posible que un cirujano deba operar la rodilla para realinear el ángulo de la rótula o aliviar la presión ejercida sobre el cartílago.

    Manuel Martinez rodilla artroscopia