Lesión del ligamento cruzado anterior

Descripción

El ligamento cruzado anterior es uno de los principales estabilizadores de la rodilla. Su función es proporcionar estabilidad en cuanto a la traslación anterior y rotacional de la tibia. Su rotura o desgarro altera la biomecánica de la rodilla.
Las lesiones de este ligamento se producen comúnmente durante la practica de deportes que implican cambios de dirección, paradas repentinas y aterrizaje de saltos. Algunos deportistas que han sufrido esta lesión son: Tom Brady, Rob Gronkowsky, Zlatan Ibrohimavich, David Beckham entre otros.


Síntomas

Al momento de la lesión es posible que presentes la siguiente sintomatología:

  • Un chasquido fuerte en la rodilla.
  • Dolor intenso e incapacidad para continuar una actividad.
  • Hinchazón rápida.
  • Pérdida de la amplitud de movimiento.
  • Sensación de inestabilidad o de «darse por vencido» al levantar peso.

Causas

Los ligamentos son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. El ligamento cruzado anterior, es uno de los dos ligamentos que cruza por en medio de la rodilla. Este conecta el hueso del fémur con el hueso de la tibia y ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla.


Las lesiones del ligamento cruzado anterior suelen ocurrir al practicar deportes y hacer actividades físicas que pueden ejercer presión en la rodilla:

  • Reducir la velocidad y cambiar de dirección de manera repentina (correr en zigzag o realizar recortes).
  • Girar con el pie firmemente apoyado.
  • Aterrizaje con los pies tras un salto.
  • Detenerse de manera repentina.
  • Recibir un golpe directo en la rodilla o chocar (barrida o una tacleada).

ligamento cruzado anterior ligamento cruzado anterior ligamento cruzado anterior tom brady

Factores de riesgo

Hay una serie de factores que aumentar el riesgo de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior, entre ellos:

  • Ser mujer, debido a mayor laxitud en tejidos blandos, diferencias en la anatomía de la rodilla e influencias hormonales.
  • Participar en ciertos deportes, como fútbol, fútbol americano, baloncesto y gimnasia.
  • Escaso acondicionamiento.
  • Usar calzado inadecuado.
  • Jugar en superficies de césped artificial.

Complicaciones

Las personas que padecen una lesión del ligamento cruzado anterior tienen mayor riesgo de presentar lesiones en los meniscos, tendinopatías y de contraer artrosis en la rodilla. Existen varios factores que influyen en el riesgo de tener artrosis, como lo son: la gravedad de la lesión original, la presencia de lesiones relacionadas en la articulación o el nivel de actividad después del tratamiento.


Prevención

Un entrenamiento y ejercicios adecuados pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir una lesión del ligamento cruzado anterior. Los programas que recomiendo para reducir las lesiones del ligamento cruzado anterior son:

  • Ejercicios de fortalecimiento en músculos de las piernas con especial enfoque a los isquiotibiales. Esto con el propósito de generar un equilibrio en las fuerzas musculares de la pierna.
  • Ejercicios de fortalecimiento de core, que incluye las caderas, la pelvis y la parte inferior del abdomen.
  • Entrenamiento y ejercicios haciendo hincapié en la técnica adecuada y posición correcta de las rodillas a la hora de saltar y caer sobre los pies.
  • Entrenamiento para mejorar la técnica al realizar giros y movimientos bruscos.

ligamento cruzado anterio lesion deportiva rodilla dolorosa

Diagnóstico

Se realizará un interrogatorio buscando la sintomatología previamente mencionado. Durante la exploración física, se te examinará la rodilla para valorar rangos de movimiento, fuerza, determinar si hay inflamación y sensibilidad o dolor, al compararla con la rodilla sana. También se te realizarán pruebas especiales de ligamento cruzado anterior y de meniscos. Para confirmar el diagnóstico es posible que se te solicite algunas de estas pruebas:

  • Radiografías. Es posible que deban realizarte radiografías para descartar una fractura ósea. Sin embargo, las radiografías no muestran los tejidos blandos, como los ligamentos y los tendones.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética utiliza ondas de radio y un potente campo magnético para crear imágenes de los tejidos duros y blandos del cuerpo. Además, puede mostrar la extensión de la lesión del ligamento cruzado anterior y los signos de daños a otros tejidos de la pierna, incluyendo el cartílago.

Tratamiento

Manejo inicial

Los cuidados de primeros auxilios rápidos pueden ayudar a reducir el dolor y la hinchazón si se realizan inmediatamente después de la lesión.

  • Reposo. Durante el reposo se deberá de limitar la carga de peso en la rodilla.
  • Hielo. Aplicación de hielo sobre la rodilla por lo menos cada dos horas, durante 20 minutos cada vez.
  • Compresión. Envuelve con un vendaje elástico o rodillera para limitar el edema y sentir alivio.
  • Elevación. Recuéstate con la rodilla apoyada sobre almohadas.

Manejo Quirúrgico

Es posible que recomiende cirugía si:

  • Eres deportista y quieres continuar practicando tu deporte, sobre todo si implica saltos, movimientos bruscos y giros.
  • Presencia de lesión en más de un ligamento o menisco en la misma rodilla.
  • Presencia de inestabilidad y dolor en tus actividades cotidianas.

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior se realiza por artroscopia. Se te retirará los remanentes de tu ligamento cruzado y el tejido de cicatriz. La reconstrucción se podrá realizar con injerto autólogo o aloinjerto (cadáver).
Después de la cirugía, iniciarás con la terapia de rehabilitación. La reconstrucción del ligamento cruzado anterior, junto con una rehabilitación rigurosa, te harán llegar a tu mismo nivel de competencia.



Manuel Martinez hombro artroscopia


Frio en rodilla Reparacion ligamento cruzado anterior Reparacion ligamento cruzado anterior