Codo de tenista

Descripción

El codo del tenista (epicondilitis lateral) es una afección dolorosa que ocurre cuando los tendones del codo se sobrecargan, frecuentemente por movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo.


A pesar de su nombre, los atletas no son los únicos que desarrollan el codo del tenista. Las personas cuyo trabajo se caracteriza por movimientos que pueden conducir al codo del tenista incluyen a plomeros, pintores, carpinteros y carniceros.


El dolor del codo del tenista se manifiesta principalmente en el lugar donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen a la protuberancia ósea en el exterior del codo. El dolor también se puede propagar al antebrazo y la muñeca.

Síntomas

El dolor asociado con el codo del tenista puede irradiarse desde el exterior del codo hacia el antebrazo y la muñeca. El dolor y la debilidad puede dificultar las siguientes tareas:


  • Dar la mano o sujetar un objeto
  • Girar la perilla de la puerta
  • Sostener una taza de café

codo de tenista dolor

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por medio de la historia clínica donde se identificarán el mecanismo donde se presenta el dolor o perdida de fuerza. En la exploración física se revisará los arcos de movimiento, del codo, muñeca y dedos. Se mide la fuerza de los músculos extensores y maniobras especiales de codo.

Pruebas de gabinete
  • Resonancia magnética. Utiliza ondas de radio y un potente campo magnético para producir imágenes muy detalladas de los tejidos duros y blandos del codo. Es el mejor estudio por imágenes para detectar una lesión de los tendoes del codo.

epicondilitis lateral mri

Tratamiento


Terapia

Si los síntomas están relacionados con el tenis o actividad física te puedo sugerir una evaluación por parte de expertos de tu técnica de tenis o los movimientos incluidos en las tareas que haces en tu trabajo para determinar las mejores medidas para reducir la tensión sobre el tejido lesionado.


Te puedo enseñar ejercicios para estirar y fortalecer gradualmente los músculos, en particular los músculos de los antebrazos. Los ejercicios excéntricos, donde bajas tu muñeca muy lentamente luego de subirla, son particularmente útiles. Un dispositivo de inmovilización o un vendaje para el antebrazo podría reducir la tensión sobre el tejido lesionado.


Intervención quirúrgica u otros procedimientos

Inyecciones. Podriamos realizar la aplicación de plasma rico en plaquetas, Botox, o algún otro irritante en el tendón que te duele (proloterapia). La punción seca en la que se pincha el tendón dañado en varios lugares con una aguja también puede ser útil.


Cirugía. Si los síntomas no mejoran después de 6 a 12 meses de un prolongado tratamiento no quirúrgico, puede que seas candidato a una cirugía para extirpar el tejido dañado. Estos procedimientos pueden realizarse a través de una incisión grande o de varias incisiones pequeñas. Los ejercicios de rehabilitación son fundamentales para la recuperación.

Infiltración de codo