Lesión de menisco

Descripción

La lesión de menisco es una de las patologías más comunes de la rodilla. Este tipo de lesiones se presenta con actividades donde se presente giro o torcedura de la rodilla, en especial al poner peso sobre ella.


Cada una de tus rodillas tiene dos piezas de cartílago en forma de C que actúan como un cojín entre el hueso de la tibia y el hueso del fémur. Una rotura del menisco causa dolor, hinchazón y rigidez. También puedes sentir un bloqueo en el movimiento de la rodilla y tener problemas para extenderla completamente.


El tratamiento conservador, como reposo, hielo y medicamentos, a veces es suficiente para aliviar el dolor de una rotura de menisco y dar tiempo a la lesión para que sane por sí sola. En otros casos, sin embargo, una rotura de menisco requiere reparación quirúrgica.

Síntomas

Si te has roto el menisco, es posible que tengas los siguientes signos y síntomas en la rodilla:


  • Hinchazón o rigidez de rodilla
  • Dolor, especialmente al torcer o girar la rodilla
  • Dificultad para extender la rodilla completamente
  • Sensación de que la rodilla está trabada al tratar de moverla
  • Disminución en el rendimiento deportivo

Luxacion anterior de hombro

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por medio de la historia clínica donde se identificarán el mecanismo de lesión. En la exploración física se revisará los arcos de movimiento, fuerza y maniobras especiales de menisco.

Pruebas de gabinete
  • Resonancia magnética. Utiliza ondas de radio y un potente campo magnético para producir imágenes muy detalladas de los tejidos duros y blandos de la rodilla. Es el mejor estudio por imágenes para detectar una rotura del menisco.

Hombro anatomia

Tratamiento

Manejo Conservador
  • Descansar. Evita las actividades que agraven el dolor de rodilla, especialmente cualquier actividad que haga que gires o pivotees sobre la rodilla. Si el dolor es intenso, el uso de muletas puede aliviar la presión de la rodilla y promover la cicatrización.
  • Aplicarse hielo. El hielo puede reducir el dolor y la hinchazón de la rodilla. Usa una compresa fría, una bolsa de vegetales congelados o una toalla llena de cubitos de hielo durante unos 15 minutos, manteniendo la rodilla elevada. Haz esto cada cuatro a seis horas el primer día o dos, y luego tan a menudo como sea necesario.
  • Medicamentos. Los analgésicos de venta libre también pueden ayudar a aliviar el dolor de rodilla.
  • Manejo Quirúrgico

    Si sigues sintiendo dolor en tu rodilla a pesar de la terapia de rehabilitación o si tu rodilla se bloquea, tu médico podría recomendar una cirugía. A veces es posible reparar una rotura del menisco, por medio de suturas meniscales.


    Si el desgarro no se puede reparar, el menisco se puede recortar quirúrgicamente, posiblemente a través de incisiones diminutas usando un artroscopio. Después de la cirugía, necesitarás hacer ejercicios para aumentar y mantener la fuerza y estabilidad de la rodilla.


    Si tienes artritis degenerativa avanzada, tu médico podría recomendarte un reemplazo de rodilla. Para las personas más jóvenes que tienen signos y síntomas después de la cirugía pero no tienen artritis avanzada, un trasplante de menisco podría ser apropiado. La cirugía implica el trasplante de un menisco de un cadáver.

    Manuel Martinez hombro artroscopia