Prótesis de Rodilla

Descripción

La cirugía de prótesis de rodilla, también conocida como «artroplastia de rodilla», ayuda a aliviar el dolor y restaurar la función en la articulación, se recomienda en las rodillas con desgaste avanzado y deformidad articular.

Este procedimiento consiste en cortar hueso y cartílago enfermo del fémur, tibia y patela, para ser reemplazado por una articulación artificial (prótesis) fabricada con aleaciones de metal, plásticos de primera calidad y polímeros.

Para determinar si es necesaria para ti una prótesis de rodilla, primero se debe realizar una historia clínica, exploración física y estudios de gabinete. Si tienes dolor en rodillas de larga evolución que limita actividades de la vida diaria, es mejor acudir a consulta para realizar una revisión.


Artrosis de rodilla

¿Por qué se realiza?

La razón más frecuente para la cirugía de reemplazo de rodilla es aliviar el dolor intenso causado por la artrosis. Las personas que necesitan una cirugía de reemplazo de rodilla suelen tener problemas para caminar, subir escaleras, sentarse y pararse. Algunas personas también tienen dolor en la rodilla cuando están en reposo.

ligamento cruzado anterio lesion deportiva

Antes del procedimiento

La cirugía de prótesis de rodilla requiere anestesia. Tus preferencias y características le ayudan al equipo a decidir si se utilizará anestesia general, que te mantiene inconsciente, o anestesia intradural, con la cual permaneces consciente pero no sientes dolor de la cintura hacia abajo.

Se te administrará un antibiótico por vía intravenosa antes, durante y después del procedimiento para ayudar a prevenir una infección posquirúrgica. También es posible que debas suspender medicamentos que tomas de forma habitual como lo es la aspirina u anticoagulantes.



Durante el procedimiento

La cirugía tiene una duración aproximada de dos horas. Se le avisará a tu familiar la hora de inicio y la hora de término de cirugía.



Después del procedimiento

Se te llevará al área de recuperación, en la que permanecerás durante una o dos horas. Luego, se te llevará a tu habitación del hospital, donde probablemente deberás quedarte una noche, con médicamentos para controlar el dolor, anticoagulantes, crioterapia y medias elásticas o botas de compresión.

Durante la estancia hospitalaria, se te recomendará que muevas el pie y el tobillo para aumentar el flujo sanguíneo en los músculos de la pierna para ayudar a prevenir la hinchazón y los coágulos de sangre. Asimismo, se te indicarán ejercicios para movilizar tu pierna y rodilla. Se te solicitará una andadera para que inicies a deambular con el apoyo de esta.

Manuel Martinez prótesis de rodilla RX protesis de rodilla